¿Cómo evitar que te hackeen el móvil?

¡Compártelo!
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

El fenómeno del hacking sigue afectando a millones de clientes de telefonía móvil en España, la nación europea más golpeada por esta amenaza, juntamente con Francia y Alemania. Y es que el pirateo o hackeo de móviles se recrudece año tras año, mientras que el conocimiento general sobre las medidas de prevención continúa siendo una cuenta pendiente en nuestro país.

El uso de sistemas de autenticación y de contraseñas complejas o la preferencia por las redes Wi-Fi privadas y seguras son una respuesta al interrogante de cómo evitar que te hackeen el móvil. Este incidente y brecha de seguridad ocasiona la pérdida de energía de procesamiento, la sustracción de datos sensibles y otros perjuicios, por lo que nunca debería tomarse a la ligera.

España, principal ‘víctima’ de los hackers de móviles en Europa

El hackeo de teléfonos móviles es una amenaza global, especialmente para los clientes de telefonía en España: más 51.000 millones de ataques a dispositivos se contabilizaron en 2021, doblando la cifra de países europeos como Polonia, con 18.000 millones; Alemania, con 19.000 millones, y Francia, con 21.000 millones, según un informe de la compañía especializada en ciberseguridad ESET.

En concreto, el llamado phishing —obtención de información privada del usuario— es el ataque más común, aunque otros como las apps falsas, los malwares o el novedoso smishing —similar al citado phishing, pero mediante mensajes SMS— también representan un riesgo constante.

¿En qué consiste el hackeo de teléfonos móviles?

El hackeo de móviles engloba cualquier práctica destinada a vulnerar la seguridad de estos dispositivos y forzar el acceso a su información sensible. Uno de los síntomas de móvil hackeado más evidentes es la lentitud de procesamiento, unido a bloqueos, reseteos y otras irregularidades. Que la batería se agote con inusual rapidez también es una ‘luz de alarma’, ya que podría ocultar la actividad en segundo plano de malwares y programas maliciosos.

Otros comportamientos que deberían inducir a sospechar incluyen el registro de llamadas y mensajes de texto no realizados en el registro del terminal, así como la aparición de movimientos desconocidos en apps de pagos instantáneos y en cuentas bancarias. Por fortuna, evitar el hackeo del teléfono está al alcance de cualquier usuario que adopte las siguientes medidas de protección.

5 consejos para evitar que te hackeen el móvil

Revisar los permisos concedidos

¿Sabías que el 66% de la navegación por Internet en España se realiza a través de dispositivos móviles, según datos de la Comisión de Movilidad y Conectividad Inteligente de IAB Spain? Durante este proceso, y así como tras la descarga de aplicaciones, pueden concederse permisos a agentes indeseados, lo que supone un grave riesgo para nuestra seguridad.

Para revisar los permisos, los usuarios de Android debe acceder a ‘Gestor de permisos’ a través de ‘Ajustes de teléfono’ y después en ‘Privacidad’. En dispositivos iPhone, el acceso a la información de las apps debe modificarse en la sección de ‘Ajustes’ y después en ‘Privacidad y seguridad’. Así, los clientes de telefonía que se pregunten «cómo hago para evitar que me hackeen el móvil», deben permanecer atentos a los permisos concedidos a terceros.

Estudiar las apps antes de instalarlas

Aunque las apps maliciosas son infrecuentes en el catálogo de App Store y Google Play, representan un peligro para los usuarios más incautos. Sólo en la tienda de Android se han contabilizado 35 aplicaciones potencialmente dañinas, y cada día aparecen otras más sofisticadas que vulneran el filtro de la plataforma con una simple modificación de adware.

Obtener un plus de seguridad y evitar hackeo de móviles es posible descargando cualquier app mediante ‘Play Protect’ y de otras herramientas de seguridad disponibles en Android y iPhone.

Perfeccionar las contraseñas

Que las contraseñas más comunes sean ‘123456’, ‘password’ y ‘qwerty’ demuestra hasta qué punto es vulnerable la seguridad del usuario medio. Seguir unas prácticas simples contribuye a maximizar la protección, sin necesidad de cursar un grado en ciberseguridad. 

En primer lugar, es desaconsejable reciclar una misma contraseña en distintas plataformas; en su lugar, se utilizarán múltiples contraseñas, almacenadas en un archivo encriptado o un documento físico. En su elaboración, se evitarán patrones (fechas, nombres, números recurrentes como el trece, etcétera) y se emplearán símbolos (&%$*) en la medida en que el formulario de registro lo permita.

Implementar códigos de verificación y autenticación

Para saber cómo evitar que te hackeen el móvil, es aconsejable informarse acerca de los códigos de autenticación y de verificación de identidad disponibles en el sistema operativo del terminal. En el caso de los dispositivos de Android, existen métodos como ‘Google Authenticator’; iPhone, por su parte, cuenta con una autenticación de dos factores como parte de la seguridad de Apple ID.

Evitar las redes Wi-Fi abiertas

A diferencia de las redes privadas y domésticas, las abiertas carecen generalmente de contraseña, con el fin de agilizar el acceso a Internet. Abundan en establecimientos públicos y hosteleros (bibliotecas públicas, cafeterías, etcétera), y utilizarlas conlleva un riesgo elevado de sufrir el robo de información crítica almacenada en el terminal.